Como Mamá

¡Me hice una promesa!

Ya saben que yo siempre he pensado que el ser madre, no debe hacernos olvidar que somos mujeres, mujeres guerreras y reales pero mujeres al fin y al cabo.

Hoy les voy a abrir mi corazón con una anécdota que me pasó hace poco.

Cuando tuve a Valeria, me quedaron muchísimas estrías que me dejaron  afectada y me preguntaba el por qué, ya que yo había tenido algunos cuidados:

tomé muchísima agua, y no me rasqué en los 9 meses. Y aunque les juro que estas recomendaciones sirven, no fue suficiente para mí.

¿La solución en el momento? ¡NO HICE NADA! Me dejé así, con la bonita y pendeja excusa de que, esas eran las cicatrices del acontecimiento más importante de mi vida, una batalla feliz. JA!

Y entonces llegó la verdadera batalla de la vida, un cáncer que necesitaba una cirugía urgente, con la cual quedé peor. Una cicatriz abdominal de 7 centímetros, que aunque no era el peor de mis problemas en ese momento, no dejó de hacerme sentir incomoda, triste y con el autoestima más bajo aún. Pero otra vez me llené de excusas en lugar de fuerzas, de pajazos mentales en lugar de decisiones y de conformismos que ni siquiera me hacían feliz a mí.

Un día luego de bañarme, me mire al espejo desnuda, ¿esa era yo? Lloré, la vida me había dado duras batallas y yo estaba llena de cicatrices de ellas, La quimioterapia me dejó una piel reseca, que hacían ver más mis estrías y por supuesto la gran rayita de la cirugía. Los embarazos me habían dejado flácida, con más estrías y con la inseguridad inflada.

 Claramente no quiero olvidar jamás todo lo que viví, pero por amor a mí, a mi hijos y a mis vestidos de baño, me prometí que no más, ni un descuido más. Era mi cuerpo, un cuerpo de sólo 29 años, un cuerpo al que le faltan muchos años por vivir y cuidarse era vital.

Ahora que inicié mis cambios me siento mejor, las batallas de la vida las llevo en el corazón, y tener dos hijos no es la excusa para descuidarse y quedarse así. Somos lindas y seremos lindas desde el alma siempre, pero si tenemos una inconformidad física y la podemos solucionar sin drama, ¡adelante! Hazte feliz, ayúdate.

Y si esas cicatrices no hacen mella en tu corazón MUCHO MEJOR aún, lo importante no es estar flacas, ni duras, ni marcadas, lo esencial es estar FELIZ, CÓMODAS Y TRANQUILAS.

Este artículo tiene 7 comentarios

  1. Carolina. Workermommy

    Hola Tata. Te felicito mucho por tu página. Yo también me siento terrible con mi cuerpo, pero no se que pasa conmigo… Algo pasa que. Comienzo super juiciosa a cuidarme, duro 15 días y desisto. No se para donde se fue mi fuerza de voluntad, pero parece que no quiere volver. Voy a tener que buscarla y traerla así sea de las mechas jaja

    • Carolina Charry

      Hola Caro, te entiendo porque he pasado por las mismas situaciones pero el 04 de Marzo tomé la decisión definitiva, dije no me voy a sabotear yo misma y yo se que puedo. No lo estoy haciendo por mi esposo, no lo estoy haciendo por mis hijos, lo estoy haciendo solo por mi, para sentirme bien, para tener mas ganas y energías pero sobretodo por salud. El 4 de Marzo pesaba 87 Kilos hoy me pesé y estoy en 80 kilos, se siente una felicidad única y una satisfacción contigo misma demasiado grande. No es fácil pero tampoco es imposible, yo me quedo aterrada con la fuerza de voluntad que he tenido porque las pruebas que he pasado son inmensas, he llorado pero seco mis lagrimas y sigo adelante. Mi meta son 70 Kilos y lo voy a lograr. Animo si se puede.
      PD.: Lee, investiga, sigue y aprende gente que te motiva

    • Johanna Jaramillo

      Hola queridas a mi me pasa lo mismo que a ti mi fuerza de voluntad es tan poco que empiezo una vaina y la dejó en el camino.
      O quiero realizar una meta o idea y me frustró por no lograrlo pero en mi también siento que no hago lo suficiente por alcanzarla

  2. Daniela

    Mi tata a mi también me quedaron estrías de mi gorda hermosa y muchos kilos más pero no me arrepiento de nada por que ahora que tiene 3 años cada día la veo,se me ilumina toda mi vida y ahora decidí cambiar por mi salud y por que a veces te debes querer primero tu para después querer a alguien más..

  3. GreaceSophia

    Así es tata, muchas veces creemos que las cicatrices se curan solas y no es así, necesitan de cuidado y a lo qué me refiero es que aunque no la vamos a borrar debemos entender que la maternidad no nos tiene que dejar en el olvido como mujer, porque ahora más que nada tenemos unos seres que serán nuestro reflejo, somos para ellos su todo y por eso debemos ser el mejor molde !!

  4. Leidy Ruiz

    Super, tu nuevo espacio, gracias por compartir algo tan bonito y personal, y tiene toda la razón, basta de pajazos mentales, nuestro propósito en la vida es lograr la felicidad…

  5. Natalia Lopera

    Hermoso tu post. Estoy iniciando mi blog y de seguro serás una inspiración para mi. Considero que nosatras como madres somos grandes guerreras. No hay personas más fuertes y bondadosas que nosotras las mujeres. Y por esa razón debemos amarnos más y entre nosotras mismas apoyarnos y darnos fuerzas para continuar batallando. Besos hermosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *